Nuevas formas de experimentarnos

Hace mucho tiempo mi maestra de meditación nos decía que nos quedábamos en el “fenómeno” y no íbamos a lo realmente importante, que no se encontraba en lo que simplemente apreciamos con los sentidos, sino que tiene más lecturas que no hacemos. Digamos que nos quedamos en la “nata”.

Hace poco experimentamos el eclipse de “luna roja”, este fenómeno nos da la oportunidad de ser el cambio que queremos ser en el Universo. Más allá del color, más allá de la duración del mismo, más allá de lo que percibimos o sentimos, vamos a darnos la oportunidad de experimentarnos, abandonando el miedo y las viejas formas de relacionarnos con los demás que hemos co-creado juntos y de las cuales queremos despertar.

Cultivar en nuestra vida:

– Poner límites amorosos y no caprichosos.

– Abandonar la complacencia a los otros, la aprobación externa.

– Soltar las falsas expectativas hacia los otros. El hecho de que, si están con nosotros, forzosamente han de cumplir con las promesas que hemos “imaginado” de su parte.

– Dejar de pedir que se “queden” con nosotros, que ha de ser una elección personal y no una obligación. Acompañar desde la libertad, la belleza y la sintonía.

– Aprender a vivir de forma saludable en nuestras relaciones. La codependencia es un modo de vincularnos nada saludable, y hemos de caminar hacia nuevas formas de vivir en comunidad, con vínculos menos destructivos y adictivos que nos piden “dejar de ser”.

Estamos en un momento donde lo colectivo, la comunidad, la innovación, un nuevo destino se está labrando. ¿Cómo elijo yo estar presente en este nuevo proceso? ¿Cómo elijo yo estar presente saliendo del desorden y la confusión del “viejo sistema?

Nadie nos hace más felices o menos felices, es una falsa ilusión que nos ata a los otros en codependencia, hemos de darnos permiso para ser nuestra propia causa de felicidad desde lo interno. Les invito a iniciar un camino de transformación, encontrando vuestra propia voz saludable, honrando el pasado y caminando hacia la libertad total que ponemos a nuestro servicio y por supuesto al servicio de la humanidad y del planeta.

Démonos la oportunidad de experimentarnos a nosotros mismos, nuevos, transformados, brillando y dejando brillar a los otros, nadie puede ocultar nuestro pulso auténtico desde el corazón y la paz interior. Voluntariamente elegimos nuestro poder personal, las energías masculinas y femeninas en nosotros solo pueden florecer desde la paz y así podemos encontrarnos con las energías de los demás, en una danza de relaciones diferentes, trasmutando lo aprendido, las viejas formas de vincularnos y despojarnos de todo aquello que no nos sirve para este presente en vuestra vida.

La vida está llena de Bendiciones alrededor. Sé tu propia Bendición para ti.

Lidia Monzón

Mentora. Comunicadora y Formadora.

2018-07-30T08:27:49+00:00

Un Comentario

  1. Lola García 7 agosto, 2018 at 7:19 pm - Reply

    Me gustado mucho tu post Lidia, la verdad que parece que lo hubieras escrito para que hoy lo leyera 🙂

    Estoy de acuerdo contigo, tenemos que reclamar nuestro propio poder, con cariño y armonía, y ocupar nuestro espacio desde el Yo soy la que soy, y aportar desde lo que somos, desde nuestro SER.

    Gracias por compartir estos consejos.

    Déjanos tu comentario