EL FACTOR FELICIDAD VIKINGO

Tras pasar esta Semana Santa, un pequeño descanso de primavera para los que vivimos en este país, voy disfrutando ese transcurrir de los días, contemplar una luna llena, ver la luna rosada de abril, que está en Libra, con una energía muy intensa, que nos tuvo al inicio de semana con revueltas internas, como si fuéramos a toda velocidad y cada rato tuviéramos que frenar. Para mí esa era la sensación, por un lado emprender los proyectos que queremos y por otro frenar para dejar vivir los sentimientos internos.

Han sido días para dedicarme a mi y a todo aquello que decido vivir, comprobando cada momento que la felicidad se elige. Leí estos días que Dinamarca es de los países mas felices del mundo,  y que la filosofía vikinga esta tomando Europa como continuación del aquel movimiento slow que comenzó hace una década, donde primaba el placer de las cosas sencillas, el crear ambientes agradables que nos estimulen y nos proporcionen paz lejos de las redes sociales y de los múltiples ruidos diarios. La Felicidad definitivamente se elige, tal y como lo denominan los daneses “vivir Hygge”. Todo tiene más que ver con Ser que con Tener, saboreando los pequeños placeres de la vida, naturaleza, confort, afecto.

Disfrutar de un buen ambiente, de compartir mesa y charla con amigos y sentirnos como siempre rememorando historias compartidas, que nos recuerdan lo bien que estamos juntos aunque el tiempo vuele para todos, disfrutar del mar dado que la luz ha sido buena esta semana ver el mar, la luz del día, de atardeceres bellos, han sido momentos memorables. Además, he podido disfrutar de una de mis pasiones: la lectura. Tener tiempo para disfrutar todo aquello que caiga en mi mano, revistas, libros, e-book… Feliz de poder hacerlo.

Todo esto, no sin estar acompañado de situaciones que como todos tenemos, nos apremia resolver, situaciones a veces complicadas por soluciones poco agradables para todos los implicados, pero claramente vuelvo a sentir la importancia del lenguaje en la vida de cada uno, la ingeniería del lenguaje va tomando nuestra vida,  desde que estoy en la práctica de un mejor lenguaje para mi vida observo que aunque las situaciones están,  podemos moldear la forma de vivirlas usando el lenguaje adecuado, cosa que propongo constantemente a aquellos que me leen y me siguen.

La ciencia lleva investigando décadas como los pensamientos y el lenguaje refuerzan nuestras conexiones neurológicas y las biología de nuestro cuerpo. La plasticidad neuronal no termina nunca hasta el último minuto antes de la muerte de nuestro cerebro, ya que cambiando las respuestas a cada situación se modifica el cuerpo. Aprendiendo a modificar tu lenguaje y a través del mismo modificar tus emociones conseguiremos eso que los vikingos llaman Hygge. Vive tu primavera de forma Hygge!!!

Un mago blanco utiliza las palabras para crear, dar, compartir y amar.
Dr. Miguel Ruiz.

2017-04-17T09:18:08+00:00

Déjanos tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies