Conseguir ser altamente exitoso en cualquier campo, requiere de un nivel de concentración elevado. La mayoría de los emprendedores de éxito cuentan que lo que más les ayudó a triunfar fue mantener su nivel de concentración y foco en un 100%.

Hoy, donde la gran cantidad de información es una fuente de distracción para todos, podemos perder muchas horas al día buceando en las redes e internet, para no llegar prácticamente a ningún lugar. Por tanto, hablar de concentración se hace más necesario que nunca.

Ver cuál es tu fuente de distracción y ver conscientemente cuáles son tus distracciones es fundamental. Pueden ser por estímulos internos: un miedo, una preocupación, hambre, sed… o bien por estímulos externos: pareja, amigos, teléfono, colegas, correo electrónico o ventanas emergentes en tu ordenador.  Observar esto te va ayudar en gran medida a establecer unas pautas básicas para tu mejor centramiento y logro de objetivos, que te llevarán al cumplimiento de tu misión.

Así que te propongo varias estrategias para mejorar tu concentración:

  • No intentes ignorar tus distracciones internas, negarlas hace que vuelvan una y otra vez. Si es un pensamiento, duda, miedo… escríbelo en tu libreta y sigue tu trabajo y cuando dispongas de tiempo vuelves al análisis del mismo.
  • Controla tu entorno, para que las distracciones externas a ti se produzcan lo menos posible: descuelga el teléfono, quítale el sonido. Quita la ventana emergente en el ordenador que te dice que tienes un correo o un whatsapp nuevo, todo esto quita atención de tu enfoque de trabajo.
  • Puedes tener una libreta a mano y anotar todas las distracciones internas y externas que te sucedan y quitan foco de tu concentración, esto te permite identificarlas y hacerte consciente de ellas y podrás hacer algo al respecto posteriormente.
  • Hacer un descanso cada cierto tiempo puede ayudarte a reactivar la concentración. Planear las pausas puede motivarte a trabajar con más anhelo y premiarte posteriormente cuando has logrado la concentración mantenida por un tiempo, y has logrado lo que te habías propuesto. Sencillamente, harás más placenteras tus tareas.
  • Hacer varias cosas a la vez si no son de suma importancia puede ayudarte a ser más rápido, pero hay tareas que requieren de tu presencia 100% con todas tus capacidades. Como decía Mozart: La mejor forma de hacer varias cosas a la vez es hacerlas de una en una.
  • Priorizar tareas te ayuda a determinar el orden en que las abordas, puedes dividir tu proyecto o acción en varias partes y ver cuál es la que inicias más pronto o bien la más pequeña o bien la más larga… tú decides. Escribe cada paso de tu proyecto o acción y planifica la acción, esto te permitirá estar saber exactamente a qué te dedicas el rato del que dispones, sin distracciones.

Si nosotros no nos disciplinamos, el mundo lo hará por nosotros. -Williams Feather-